Formas de comulgar

12/11/08



La norma universal de la Iglesia sobre cómo recibir la sagrada Comunión nos dice que se ha de comulgar de rodillas y directamente en la boca. El resto de formas- de pie y en la mano o de pie y en la boca- son excepciones a esa norma universal según dispongan las distintas conferencias episcopales. Todos tendríamos que reflexionar sobre cómo participamos en la Eucaristía y cómo la recibimos. Me parece que cuanto más consciencia se tiene de que Dios está en la Eucaristía más reverentemente se recibe. A este respecto es penoso que en la mayoría de Iglesias se haya suprimido el comulgatorio que permite a los fieles que lo desean arrodillarse para recibir a Cristo sacramentado. Digo que es penoso porque la norma universal de la Iglesia sigue siendo la misma. Además, las excepciones a la norma reducen, a mi juicio, el decoro y la sacralidad del acto sublime de comulgar.
"Al final del período patrístico, la costumbre de recibir la Santa Comunión directamente en la boca se había convertido en una práctica establecida y casi universal. Este desarrollo estructural puede comprenderse como un fruto de la espiritualidad y de la devoción eucarística de los Padres de la Iglesia. La actitud de adoración hacia Aquel que está realmente presente en el humilde trozo de pan consagrado, no solamente con Su Cuerpo y Su Sangre, sino también por la majestad de Su divinidad, se expresa de la forma más natural y evidente a través del gesto bíblico de la adoración, de rodillas o en postración". Obispo Atanasius Schneider, del libro Dominus est.
Corregir los abusos que se producen y recuperar la sana tradición de la Iglesia es deber de todos, sacerdotes y laicos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Acaso Jesucristo cenó con sus amigos de rodillas? Él compartió el pan espiritual en la mesa, en una cena, así es como realmente se deberia hacer y como se debería enfocar esa comunión, compartiendo con Él el pan, que es el alimento espiritual del alma, y siendo conscientes de que es con Cristo con quién cenas.

__________Ignacio____________ dijo...

Los comentario que no se ajusten al artículo los eliminaré.

__________Ignacio____________ dijo...

La útlima cena no fue una cena cualquiera era una cena Pascual, por lo tanto, una cena ritual en la que se comían determinados alimentos, de terminada forma, etc, es decir se seguía un rito. En aquella cena Cristo instituyó la Eucaristía, es decir, la actualización del sacrificio que al día siguiente iba a suceder muriendo en la cruz y resucitando al tercer día. Los apóstoles y demás discípulos de Jesús fueron siendo conscientes de la grandeza de lo sucedido con el transcurrir del tiempo. Ellos en aquella cena no alcanzaban a comprender lo que sucedía. Cuando en los evangelios aparece algún personaje que reconoce a Jesús como el Cristo, como Dios, aparece postrándose por tierra en señal de adoración. El pan Eucarístico es Dios mismo por lo que no es extraño que la norma universal de la Iglesia sea que se reciba de rodillas y en la boca. Ya desde los primeros siglos de la Iglesia se comprendió así.

Carolus dijo...

Tomar la Santa Misa y la Comunion como una Cena, es una herejia, eso no es Catolico, es protestante condenado por la Iglesia. El Santo Sacrificio del Altar, forma parte del unico sacrificio de Cristo en la Cruz.
Cuando como catolico, uno comienza a vivir mas a fondo la Fe, participa activamente en la Misa y frecuenta la Sagrada Comunion, al menos en mi caso comenzé a sentir que es algo muy grande lo que uno recibe como para recibirlo en la boca y mas aun en la mano que eso encuentro yo que es una aberracion tremenda, y uno al recibirlo de rodillas expresa el honor y la adoracion que merece la Hostia Consagrada, he leido muchos santos al respecto y creo que era San Julian Eymard que dice la forma de como comulgar, ojala pudieran leerlo porque es algo hermoso.