La oración de toda la Iglesia

22/8/07


"La Liturgia de las Horas es la oración de la Iglesia que alabando a Dios e intercediendo por los hombres, prolonga en la tierra la función sacerdotal de Cristo. Ahora bien, la Iglesia la forman todos "aquellos hombres a los que Cristo ha hecho miembros de su Cuerpo, la Iglesia, mediante el sacramento del bautismo", no únicamente una parte de ellos; por consiguiente, la Liturgia de las Horas "pertenece a todo el cuerpo de la Iglesia", no sólo a los sacerdotes y religiosos contemplativos, como se ha venido pensando durante los últimos siglos. La capacitación para tomar parte en esta oración no es, por tanto, consecuencia del sacramento del orden ni de la profesión monástica, sino del bautismo y de la confirmación. La entrega del Padrenuestro a los catecúmenos, tal como se realiza en la iniciación cristiana de adultos, viene a ser como el rito expresivo de que todo bautizado recibe la misión de orar en nombre y como miembro de la Iglesia. Este libro que la Iglesia pone en manos de los fieles quiere, pues, devolver la oración eclesial a sus verdaderos destinatarios, es decir, a todos los bautizados."

La Iglesia recomienda insistentemente a todos los laicos el rezo de la Liturgia de las Horas. Os animo a ello aunque solo sea con el rezo de las dos principales horas; Laudes y Vísperas. Para ello tenéis habilitado un enlace en este blog.

18 comentarios:

maria dijo...

Así es Ignacio, la liturgia de las horas es la oración en la cual toda la Iglesia se une para rezar con los mismos salmos, como Cristo lo hacía.
Los Salmos y los Himnos son preciosos, nos dicen y enseñan tantas cosas...
Levantarte por las mañanas y coger el Diurnal para rezar Laudes, es empezar el día Glorificando a Dios y contar con la bendición y la ayuda de El, si algún día no me ha dado tiempo, me falta todo.

Y rezar el Rosario en familia,es ir formando la cadena de amor con María y para que los no creyentes y pecadores alcancen gracias de Ella.

Maria dijo...

Si nosotros nos ocupamos de las cosas de Dios, El se ocupa de las nuestras.

Anónimo dijo...

Es un buen intercambio.

Anónimo dijo...

Padre enséñanos a orar:

Anónimo dijo...

La oración con Dios puede ser de tipo: Relación Padre-hijo
Puede ser de tipo esponsal, como la tuvieron los Santos/as
Puede ser de tipo amistad, como si hablaras con el más íntimo de los amigos.

Pero la oración, la que te da el verdadero conocimiento de Cristo, está muy abandonada y deteriorada, se ha reducido prácticamente a oraciones vocales y meditaciones.

Para conocer en plenitud el amor de Cristo, se debe tratar de amor con Él, por eso no se conoce a Cristo y hoy más que nunca es el Gran desconocido.

Ejemplo: Cuando hay exposiciones del Santísimo, la contemplación y el trato de amor con Jesús en el silencio, se ha reducido ha hacer de todo:
- Rezar Vísperas
- Leer en voz alta pensamientos de los libros santos, con lo cual te rompe la oración.
- Cantar.

Para mí lo digo sinceramente, es un auténtico suplicio.
No digo que esté mal, sólo que hay otros momentos para hacer este tipo de oración.

En definitiva, no hay silencio ni en la Iglesia, por eso no se conoce a Cristo, el amor de Cristo, conocer su divinidad y su humanidad ha de hacerse a través del silencio y la soledad, ahí es donde surge el amor y cuando surge el amor surge la comunicación a través de ese amor, pero antes hay que despojarse de todo interior y exteriormente, hasta de cualquier libro.

Anónimo dijo...

Hacer ese tipo de oración ante el Santísimo, es como tener a Jesucristo delante de ti, diciéndote, ven, que voy a introducirte en la recamara del amor y allí a solas nos amaremos, y tú coger y darte la vuelta para mirar una fotografía de Él.

Anónimo dijo...

¿Está mal mirar una fotografía de la persona que queremos? No, claro que no.
Pero no es mejor adentrarse y penetrar en el mismo amor, en la misma sabiduría y que Él te enseñe todo.

Anónimo dijo...

"Felices los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios."
Mt 5, 8

Anónimo dijo...

El Angel:
Comenzarán a verlo ya en la tierra.

Anónimo dijo...

Déjale a Él que te enseñe todo sobre Él.

Anónimo dijo...

1. "Sin este cimiento fuerte (de la oración) todo edificio va falso". (Camino de perfección, 4, 5).

2."No son menester fuerzas corporales para ella, sino sólo amar y costumbre; que el Señor da siempre oportunidad si queremos". (Vida, 7, 4).

3. "No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama". (Vida, 8, 2).

4. "Pensar y entender lo que hablamos y con quién hablamos y quién somos los que osamos hablar con tan gran Señor; pensar esto y otras cosas semejantes de lo poco que le habemos servido y lo mucho que estamos obligados a servir, es oración mental; no penséis que es otra algarabía ni os espante el nombre". (Camino de perfección, 25, 3).

Anónimo dijo...

Ella sí lo entendió, Ella sí le conocía.
¿La entendistéis vosotros?

Anónimo dijo...

¿Le conocéis a Él así?

Anónimo dijo...

La Virgen María también adentro en el amor a Dios así, por eso decimos "Esposa del Espíritu Santo".
Diferente a "Maternidad Divina".
Son dos cosas distintas.

Anónimo dijo...

¿Cuál es la misión de la Virgen María cómo Madre?
Llevarte a su Hijo para que lo conozcas en plenitud, porque Él es Dios.

Anónimo dijo...

¡No tengáis miedo! ¡Abrid las puertas a Cristo!
El sí entendió el mensaje.
¿Lo entendisteis vosotros?

http://es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/574/1448/articulo.php?id=853

Anónimo dijo...

Que Cristo se meta en tu respirar y en toda tu vida; entonces sabrás lo que es el fruto del verdadero descanso.

Esto lo aprendió en el corazón de Cristo.

Anónimo dijo...

¡Seréis mis testigos!
Sed testigos de mi resurrección» (cf. Lc 24, 46-48),
Y luego cuéntales a todos, lo que has visto, oído y tocado.
Cuéntale a todos lo que Cristo te ha enseñado en su Corazón.