Interesante entrevista.

2/7/08


"¿Qué responde el maestro de las celebraciones litúrgicas a quienes acusan a Benedicto XVI de querer imponer modelos preconciliares?
Antes que nada, me gusta subrayar la adhesión cordial y convencida que se advierte también en relación al magisterio litúrgico del Santo Padre.
En lo que respecta a términos como “preconciliares” y “postconciliares” utilizados por algunos, me parece que pertenecen a un lenguaje ya superado y, si son usados con el intento de indicar una discontinuidad en el camino de la Iglesia, considero que son errados y típicos de visiones ideológicas muy reductivas. Hay “cosas antiguas y cosas nuevas” que pertenecen al tesoro de la Iglesia de siempre y que, como tales, deben ser tenidas en consideración.
El sabio sabe reencontrar en su tesoro los unos y los otros, sin recurrir a otros criterios que no sean los evangélicos y eclesiales. No todo aquello que es nuevo, es verdadero, como tampoco lo es todo aquello que es antiguo. La verdad atraviesa lo antiguo y lo nuevo, y es a ella a la que debemos tender sin prejuicios. La Iglesia vive según la ley de la continuidad, en virtud de la cual conoce un desarrollo enraizado en la Tradición. Lo que más importa es que todo conduzca a que la celebración litúrgica sea verdaderamente la celebración del misterio sagrado, del Señor crucificado y resucitado que se hace presente en su Iglesia reactualizando el misterio de la salvación y llamándonos, en la lógica de una auténtica y activa participación, a compartir hasta las últimas consecuencias su misma vida, que es don de amor al Padre y a los hermanos, vida de santidad."


Extracto de la entrevista realizada al maestro de ceremonias del Vaticano, Guido Marini.

2 comentarios:

sweepstake lottery dijo...

We should have a great day today.

Anónimo dijo...

´Ciertamente la liturgia es una y la misma. El Sacrificio es uno y el mismo, el Señor es el mismo, Ayer, Hoy y Siempre. De verdad que me cuesta que digan que hoy la liturgia es más viva y cercana que antes. Tal vez hemos perdido muchos signos que precisamente eso, significaban mucho. Me gustn los cambios en la liturgia de Benedicto XVI. Recemos por el Santo Padre, lo necesita. También recemos unos por otros, lo necesitamos. Hoy más que nunca. Abrazos.